El intento de una humilde trabajadora sexual de recuperar el perdido arte del placer y el refinamiento en un mundo hambriento de significados.

lunes, 3 de agosto de 2009

La meretriz

Otro de los nombres que han perdido su significado original con el tiempo es el de la meretriz, que se ha tomado como simple sinónimo de prostituta, cuando en realidad era algo diferente, aunque no demasiado. En la antigua Roma, una meretriz era aquella mujer que buscaba casarse con nobles, patricios o gente adinerada para subir de posición, sin importar el amor. En los tiempos de la república, eran repudiadas, e incluso los hombres que se casaban con meretices eran mal vistos. Pero durante el imperio, se les consideraba mujeres exitosas - o no - según el nivel del marido que lograban. Y en los años en que el divorcio se volvió común, tanto las meretrices como sus maridos buscaban parejas más bellas, ricas, cultas o de mejor posición. Sin embargo, estas mujeres son se vendían como tal, sino simplemente eran escaladoras sociales, aunque sus encantos femeninos eran una de sus principales armas. Curiosamente, la palabra meretiz viene del latín meritum, pues ellas buscaban precisamente a los maridos más meritorios, por tener una mejor situación social y/o económica.

1 comentario:

Mí. dijo...

Hola he llegado por casualidad a tu blog y me parece bien me gusta, por aqui dejo mi direccion por si quieres conocerle.
http://lameretriz.blogspot.com/